Tengo que advertirte que quizá me disuelva en el viento al amanecer.